domingo, 6 de septiembre de 2015

"LAS LUMINARIAS DE TAHAL"

OLULA DEL RÍO
Comarca

TAHAL:
“La Luminaria”
• Son una constante en la Sierra de los Filabres los fenómenos asociados a la aparición de misteriosas y extrañas luces. Laroya, Bacares, Tahal, Senés… Hoy Alberto cerezuela nos relata el episodio de Tahal.


La Voz de Almería
Alberto Cerezuela
13-07-2.015


Un rumor sobre avistamiento de luces me llevó hasta Tahal en busca del misterio. La primera parada era la casa de Carmen Moreno Cid, una amable señora que no tuvo reparos en contarme lo que, al día de hoy, no ha alcanzado a comprender. “Yo tendría unos 16 años cuando ocurrió. Recuerdo que era época de vacaciones y en el pueblo solo había unas cuantas bombillas, en algunas calles, que alumbraban poco o nada”. Carmen estaba paseando pasada la media noche, cuando algo la sorprendió. Todo el camino se iluminó como si el reloj hubiese avanzado diez horas. “Parecía que se hubiera hecho de día, pero aquello duró solo unos pocos segundos”. Esa luz blanca iluminó todo el pueblo sin explicación aparente, y Carmen descarta cualquier hipótesis medianamente razonable. “En un primer momento pensé que podía tratarse de un relámpago, pero los relámpagos no duran tantos segundos. Fue algo inexplicable”. Lo que Carmen no pudo concretar fue la fecha exacta de su vivencia, aunque todo apunta a que ocurrió a finales de los años sesenta.
Rocío Ramos también fue testigo del suceso. Esa noche ella se encontraba con su familia festejando el Día de los Santos Inocentes y preparando alguna broma para sus amigos, con lo que ya tenemos el momento exacto del suceso. Rocío disfrutaba en la compañía de sus seres queridos, amenizada por el tocadiscos y la radio que les alegraban la velada. Ella quiso salir un momento a la calle para despejarse, y allí pudo ver algo extraño. El mismo fenómeno con el que Carmen se topó algunas callejuelas más abajo. Nos recibió en la puerta de su casa y recordaba perfectamente su aventura. “De esto hace muchísimos años, y fue aquí justamente, en el lugar en que estamos”. Ella se escondió tras los coches para intentar asustar a un familiar, cuando vio aparecer una bola de luz que atravesó la calle de punta apunta. “Una cosa más grande que un balón, y ocupaba la calle entera. Al pasar vi que llevaba una luz pequeña en la parte de atrás, como la de algunos aviones”. La espectacular luminaria se colocó sobre el cerro Collado García y alumbró todo el pueblo. “Yo creía que el sol había salido, pero apenas duró medio minuto”. Y desapareció sin dejar rastro. Ni explicación, aunque no tardamos en descubrir que aquello no fue un hecho aislado, sino que se había vuelto a repetir en varias ocasiones, como la madrugada del Jueves al Viernes Santo de 1.972.
En la parroquia Mari France Sánchez no olvidará la expresión de su madre cuando le contó lo que pudo ver, en compañía de su prima, a la puerta de la parroquia. Carmen Cid García y Lola estuvieron rezando, como marca la tradición, hasta altas horas de la madrugada. Serían las cinco cuando decidieron regresar a casa, sin pensar que algo las esperaba a la salida. En este caso la inquietante luz se había posado sobre la acacia que vigilaba la entrada de de la iglesia. Al principio era un resplandor suave, pero poco a poco se fue agrandando hasta llegar a iluminar todo el pueblo. “Mi madre dijo que la luz se fue hasta el Collado García, extendiéndose hasta iluminar todo el monte. Ellas no eran de creer en estas cosas, pero pasaron mucho miedo y nunca han querido hablar del tema”. Para más inri, esa zona fue partícipe de un lamentable suceso ocurrido en marzo de 1.930, cuando un vecino del pueblo, de nombre José Rubio, murió tras despeñarse por uno de los barrancos a causa de un golpe que le fracturó el cráneo, con lo que las habladurías de los más crédulos se acentuaban.
Y también había casos recientes. Lo que ronda los cielos de Tahal se materializó en 2.006 ante Gloria y Javier. Paseaban cerca del parque que hay a la entrada del pueblo, bajando la cuesta que conduce a la piscina, cuando el fenómeno quiso mostrarse ante ellos. “Se hizo de día en un instante, recuerda Gloria Sánchez Pérez, con extrañeza. “Serían las doce de la noche, y todo se iluminó con una luz blanquecina”.
A Javier Guerra tampoco le ha resultado posible olvidar aquel encuentro. “No podía ser un coche porque la luz era totalmente blanca, casi transparente. Aquello alumbró todo el polideportivo y buena parte del pueblo durante casi un minuto”. Esto, unido al condicionante tétrico de aquella noche que era más oscura de lo habitual, hizo que los chicos decidieran alejarse de allí. Jaime, policía local, también se ha topado hace unos meses con esta inexplicable luminaria mientras regresaba a casa por la carretera que llegaba a Tahal desde Senés. ¿Qué será este fenómeno?

Sobre el autor:
Alberto Cerezuela (Almería, 1.982) es escritor, investigador y fundador de la editorial Círculo Rojo. Cuatro libros, éxitos de ventas, lo convierten en uno de los referentes del misterio a nivel nacional: “Enigmas y leyendas de Almería”, “La cara oculta de Almería”, “La Almería extraña” y “Almería, secretos y misterios”. Colabora con “Cuarto Milenio” de Iker Jiménez y ha escrito para las revistas “Más allá” y “Enigmas”. Actúa como guía en rutas que organiza para descubrir los secretos que esconde esta Almería nuestra.


Juan Sánchez-SEPTIEMBRE-2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario